• Rumina

Arma divertidas loncheras saludables, que llenarán de energía a tus hijos en la etapa escolar


Una lonchera escolar puede representar el 15 % de la alimentación del día en el ciclo de estudio. Los lácteos son alimentos idóneos en esta etapa, por su versatilidad y por la buena aceptación en este grupo de edad.


La combinación recomendada de alimentos para una lonchera saludable es la preparación de alimentos sólidos más un alimento líquido. Dentro de la lonchera se aconseja incluir una porción de hidratos de carbono (por su aporte de fibra) como cereales y/o legumbres, una porción de proteínas como leche, yogur, queso, jamón o pollo, y si es posible una porción frutas como manzana, plátano, mandarina, frutillas o alguna fruta que prefiera el niño o niña.


Las loncheras deben ser preparaciones fáciles, sencillas de transportar y deliciosas al momento de consumirlas (no deben requerir temperaturas bajas para su conservación). Hay un sinfín de combinaciones saludables que se pueden incluir en lonchera, entre ella podemos recomendar: 1) frutas con granola y yogur bajo en azúcar, 2) sánduche de queso con un batido de fruta fresca, 3) rollitos de jamón, queso y espinaca, un plátano y yogur, 4) ensalada de frutas, miel y un poco de queso rallado o 5) una arepa con queso fresco o mozzarella, frutillas y avena con leche.


Hay que evitar el exceso de alimentos altos en grasas saturadas y azúcar, por ejemplo: papas en funda, gaseosas, golosinas, galletas, entre otros alimentos; ya que estos productos no benefician el correcto desarrollo y crecimiento de niños y jóvenes. La jornada escolar implica un gasto de energía y esfuerzo cognitivo, por ello una lonchera adecuada permite a los estudiantes recuperar energías y mejorar su concentración para continuar con las actividades académicas y extracurriculares de forma saludable y sostenible.


Se recomienda a los padres de familia que elijan al menos tres grupos de alimentos para la preparación de loncheras saludables y que también permitan a sus hijos ser partícipes de la preparación de los alimentos que se van a servir, e incluso de las tareas de comprar alimentos.


Una buena alimentación garantiza salud y bienestar, siempre y cuando esté acompañada de actividad física e hidratación adecuada.


15 visualizaciones0 comentarios