• Rumina

Es verano y el cuerpo…¡quiere comer sin culpa!:

consejos para mantener un equilibrio nutricional en estas vacaciones


¡Llegó el verano, el sol, las vacaciones y el calor! Se podría decir que esta época del año es una de las mejores, ya que disfrutamos del clima y descansamos tras un periodo largo de trabajo o estudio. Sin embargo, puede que sea más fácil que nuestra rutina diaria cambie y por tanto nuestra alimentación varíe.


Se conoce al verano como la época de exploración, disfrute, relajamiento, tranquilidad o descanso, ya que es la temporada perfecta para vacacionar, incursionar en una actividad nueva, tomar un respiro, salir de la rutina y compartir mucho más tiempo con la familia y amigos.


Nuestra rutina y hábitos se pueden ver alterados por diversos cambios, pero es importante aprovechar esta estación del año para encontrar un equilibrio y gozar saludable y satisfactoriamente de todas las actividades que se realicen —a pesar de que debemos cuidarnos en cualquier época del año—, sin dejar de lado los buenos hábitos nutricionales, ya que son el balance y pilar fundamental para tener una buena salud y correcto estilo de vida.


A continuación, te presentamos una serie de consejos para que los apliques y logres mantener una alimentación sana en estas vacaciones. Recuerda que estos pequeños actos tienen grandes resultados y tu cuerpo te lo agradecerá.


● Para alcanzar un estado nutricional idóneo se debe mantener cinco comidas al día e incorporar una amplia variedad de frutas, vegetales y hortalizas, ya que contienen mucha agua, vitaminas, minerales y fibra que mantienen el intestino sano y ayudan a que los sistemas de nuestro cuerpo funcionen con mayor eficacia. La mejor manera de aprovechar todos los nutrientes de estos alimentos es consumiendo en crudo, solas o en ensalada, entre 2 a 3 raciones al día.


● Consumir de 2 a 4 porciones de lácteos al día (leche, yogur, nata o queso), según nuestra edad y situación fisiológica (embarazo, lactancia, infancia, etc.), ya que los lácteos son una fuente de nutrientes esenciales importantes para la formación de huesos y dientes, para la prevención de la osteoporosis, mejoran el sistema inmunológico, ayudan a la recuperación muscular, entre otros beneficios.


● Reducir el consumo de azúcar, ya que ​​puede causar daños colaterales y al correcto funcionamiento de nuestro cuerpo (puedes usar alternativas naturales y más saludables como la miel de abeja).


● Mantenernos hidratados, pues es importante beber como mínimo 2 litros de agua, y aún más en los días de verano por el calor que hay en el ambiente. El agua puede eliminar toxinas en el intestino y estimular el correcto proceso digestivo.


● Y finalmente, en las vacaciones de verano tenemos mucho más tiempo para realizar actividad física, pues es indispensable dedicarle tiempo a nuestro cuerpo para llenarlo de vitalidad y energía.


Te deseamos unas excelentes vacaciones de verano, disfruta en compañía de los que quieres tener cerca, aprovecha este tiempo para intervenir en tu salud, en mejorar tus hábitos y sobre todo en aprender algo nuevo cada día que enriquezca tu vida y tu bienestar.

0 visualizaciones0 comentarios