• Rumina

Ganado feliz, lácteos saludables


Una buena alimentación del ganado bovino asegura mejores productos lácteos y optimiza los beneficios para el consumidor y la industria.


Debido al elevado aporte de nutrientes y minerales de la leche para el cuerpo, los seres humanos empezaron a consumir este producto mucho antes de desarrollar sistemas como la agricultura,. Con el paso del tiempo, el papel de los lácteos en la cadena alimenticia de las personas fue adquiriendo más importancia, las nuevas civilizaciones se dieron cuenta de que los nutrientes que contienen estos productos contribuyen en buena medida a satisfacer los requerimientos nutricionales de la población en el marco de una dieta variada.


La industria láctea constituye un sector eonómico clave, dado que es el sustento financiero de muchas familias en el país (al menos 1 millón de personas están vinculadas con la industria láctea, de modo directo o indirecto). Por ello, la buena alimentación de los animales y su buena salud es fundamental para que este sistema siga creciendo y ofreciendo productos de calidad.


Para obtener una buena producción por parte del ganado bovino, es importante tener considerar factores como: el manejo, alimentación, sanidad y reproducción (mejoramiento genético) del ganado. En la actualidad, uno de los aspectos clave dentro de las Buenas Prácticas Agropecuarias (BPA), es la cantidad y calidad de proteína con la que son alimentados sus animales, los propietarios deben reconocer el uso plantas forrajeras nativas u otras especies ricas en proteínas para la alimentación del ganado.

Sin embargo, el uso de estos complementos alimenticios debe ir acorde con la explotación, tipo de animal, edad y su estado fisiológico, así como también con una mínima o nula dependencia de recursos que normalmente están fuera del alcance del pequeño productor.

La introducción de las tecnologías BPA deben proponer un fácil manejo, además de tener en cuenta el contexto, cultura y economía de los campesinos dentro de la industria. La materia seca, por ejemplo, es uno de los componentes de valor que se debe conocer en todas las forrajeras, ya que permite mejorar la dieta y facilitar el balance del ganado.

Estas técnicas posibilitan el mejoramiento genético al ganado bovino, con el principal objetivo de tener animales más productivos y, a su vez, mejorar la calidad de los productos lácteos.


Es responsabilidad de la cadena láctea ofrecer inocuidad alimentaria, lo que garantiza que los nutrientes con los que son alimentados los animales no causarán daño al consumidor, por lo que los Sistemas de Gestión de Inocuidad Alimentaria han dado mayor cabida a la búsqueda de certificaciones de los productos lácteos, para así poder cumplir con las diferentes tendencias mundiales, y con las exigencias del consumidor de contar con productos lácteos poco procesados, naturales, orgánicos, con mínimo o nulo adictivos artificiales.

31 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo