• Rumina

Los lácteos fortalecen y cuidan la etapa gestacional

Los lácteos son alimentos que aportan nutrientes clave en todas las etapas de la vida. Sin embargo, merecen ser reconocidos por su importante aporte para la nutrición de la mujer gestante. Su beneficio no solamente es para la madre, sino también para el bebé desde sus primeros días.

Nuestra experta: Ana Carolina Cisneros, Nutricionista Dietista por la Universidad de Cuenca, tiene un Diplomado de especialización en Nutrición Clínica por el instituto Iidenut- Lima Perú


-“En Ecuador el porcentaje de madres gestantes que consumen la cantidad de lácteos necesaria es muy bajo: solo un 20 % de estas lo hacen, mientras que el 80 % restante no alcanza las tres porciones cada día”.

Los lácteos son una importante fuente de calcio y vitaminas, por eso su consumo es elemental durante cada etapa de la vida. En la actualidad existe una marcada tendencia a no consumir estos alimentos, sin embargo, esto se traduce en complejas situaciones de salud. Los padecimientos como intolerancia a la lactosa son, generalmente, autodiagnosticados y ocurren en su gran mayoría por la eliminación de los lácteos en la alimentación durante periodos prolongados.


El embarazo es una etapa que trae numerosos cambios en el cuerpo de la mujer, y por ello se requiere enfocar esfuerzos en la nutrición. Expertos recomiendan que la mujer gestante consuma de cuatro a ocho porciones de lácteos cada día, de este modo adquirirá las proteínas, minerales y vitaminas necesarios para cuidar su salud y la de su bebé.


La eliminación de los lácteos de la dieta de la mujer gestante (salvo por prescripción médica) puede ocasionar la descalcificación de la madre, osteoporosis, aparición de caries, caída de piezas dentales e incluso depresión posparto. El consumo de lácteos es, incluso, un aliado para incentivar la producción de oxitocina, hormona que libera la leche materna y mejora su calidad.


Cuando la nutrición de la madre no es adecuada, el desarrollo y crecimiento del feto pueden verse afectados, por ello es común que las madres que no llevan una buena alimentación tengan partos prematuros.


En Ecuador el porcentaje de madres gestantes que consumen la cantidad de lácteos necesaria es muy bajo: solo un 20 % de estas lo hacen, mientras que el 80 % restante no alcanza las tres porciones cada día.


¿Cómo se ve un plan diario de alimentación base para una mujer embarazada?


Incluir porciones de lácteos en cada comida es ideal para mantener una nutrición balanceada, veamos una guía (considerando los alimentos y porciones normales de cada ingesta, estas son las porciones de lácteos a incorporar):


  • Desayuno: Fruta, cereal y dos porciones de lácteos (por ejemplo, un vaso de leche y un trozo de queso).

  • Media mañana: un vaso con yogur.

  • Media tarde: una rebanada de queso.

  • Cena: colada con leche

  • Antes de dormir: un vaso con leche (incluso ayuda a conciliar el sueño).


Resulta necesario aclarar que las porciones recomendadas pueden variar de acuerdo al cuerpo y organismo de cada madre, es ideal distribuir ocho porciones de lácteos durante el día sin embargo esta guía siempre requiere de asesoría médica.


El consumo de lácteos elaborados bajo normas de seguridad e inocuidad es la mejor alternativa para las madres gestantes, y el trabajo que realiza la industria mantiene los componentes de los lácteos en todas las etapas de la cadena productiva.


Rompamos mitos: los lácteos no engordan (todo alimento consumido en exceso sí lo hace) y padecimientos como intolerancia a la lactosa no son hereditarios. Las dietas balanceadas y bien guiadas cuidan la salud de la madre y la de su bebé, garantizando el nacimiento de niños sanos, poco propensos a desarrollar padecimientos tempranos.

21 vistas0 comentarios