• cilecuador

Mujer: un actor clave en la producción de lácteos

Marzo, mes con “m” de muuuchos lácteos, mes con “m” de mujer: marzo está, sin duda, marcado por la genialidad de su trabajo. Una de las características del sector lechero es la generación de empleo, particularmente para la mujer en el sector rural. En este artículo te contamos sobre el papel clave que cumple la mujer para que lácteos deliciosos lleguen, cada día, a tu mesa.


Además de crear plazas laborales fuera de la explotación y oportunidades de ingresos en la recolección, comercialización y procesamiento de la leche, la producción lechera a pequeña escala orientada al mercado aumenta los ingresos agrícolas,. En el sector rural, la industria ofrece a los pequeños agricultores mayores utilidades que aquellas generadas por cultivos y genera más plazas laborales que otras cadenas de valor del sector alimentario.


Tradicionalmente, la mujer desempeña un papel clave en la producción lechera, especialmente en el ordeño y la alimentación de los animales; además participa en la recolección, procesamiento y comercialización de los productos lácteos. Las mujeres a menudo deciden la cantidad de leche que se venderá y el modo en que se utilizarán las ganancias generadas por la venta de la leche.


Sin embargo, el sector rural no es el único en el que el papel de la mujer fortalece su protagonismo y visibilidad: el sector industrial confía, cada vez en mayor medida, en la capacidad de las mujeres para ocupar cargos de alta responsabilidad no solo al frente de ganaderías o queserías, sino también en grandes compañías.


Poco a poco surgen perspectivas de cambio para establecer relaciones de género basadas en la equidad, con beneficios para las mujeres que producen solas o junto a sus familias, así como también para la economía del país.


El trabajo de la mujer ecuatoriana en el sector lácteo merece ser reconocido y aplaudido: es ella parte clave para que cada eslabón de la cadena cumpla con sus procesos de modo óptimo y con altísima calidad. Es tiempo de reconceptualizar las unidades de producción familiar que son los hogares-fincas, es tiempo de reconocer que sin el trabajo colectivo que aportan las mujeres, no hay leche, queso o yogurt que pueda llegar a la mesa de los consumidores.

9 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo