• Rumina

¿Tu objetivo para el nuevo año fue alimentarte bien? Consume lácteos y consíguelo en poco tiempo.


Durante las fiestas decembrinas rompemos un poco con la dieta por los diversos platillos y alimentos que consumimos, ¡nos pasa a todos! Y muy seguramente uno de los primeros propósitos de este nuevo año es empezar con una vida saludable, acompañada de actividad física y buenos hábitos nutricionales. Alcanzar “tu mejor versión” es posible, y consumir lácteos es la mejor alternativa para mantenerte sano y fuerte.


Lo primero que se debe considerar para lograr una dieta balaceada y saludable es una planificación y un proceso constante sin caer en dietas exigentes, drásticas o extremas que pongan en riesgo nuestra salud. Comer sano debe ser un hábito y no solamente algo temporal, y esto se consigue progresivamente con la orientación de un profesional (Nutricionista).


La clave para una dieta equilibrada está en incluir diversos tipos de alimentos como las proteínas, carbohidratos, frutas y verduras, que aportan a nuestro cuerpo todos aquellos nutrientes que necesitamos. Las porciones de cada alimento dependerán de la edad y situación de cada persona, por ejemplo, para tener una guía el plato ideal debe contener 50 % entre verduras crudas, cocinadas o frutas enteras, el 25 % debe basarse en carbohidratos como granos, cereales, fideos, tubérculos o plátano y el otro 25 % en proteínas como carnes blancas y rojas, pescado, mariscos, huevos, lácteos o semillas.


Las proteínas de origen animal como huevos, leche, yogur, pollo, carne, pescado, o cerdo proporcionan los aminoácidos esenciales para el crecimiento y mantenimiento de nuestras células y tejidos. Se recomienda preparar estos alimentos asados, cocinados o al horno.


Además, en nuestro plato siempre debemos incluir una amplia porción de frutas y verduras, ya que estos aportan fibra y antioxidantes que nos protegen frente a ciertas enfermedades. ¡Importante! Recuerda que es más recomendable comerlas antes que beberlas en jugos.

Los lácteos son alimentos que no pueden faltar en nuestra mesa y en nuestra dieta diaria, ya que aportan proteínas con alto valor biológico, vitaminas y minerales como calcio, vitamina B2 y B12, grasas buenas, entre otros nutrientes. Son alimentos versátiles que podemos consumir en el desayuno, almuerzo, merienda o como complemento de nuestra alimentación en refrigerios.


Un vaso de leche o yogur, un aderezo para ensaladas preparado con yogur natural y miel de abeja, rodajas o trocitos de queso como snack para recuperar energía después de hacer ejercicio, un batido de frutas o un yogur con cereal como postre, ¡los lácteos son alimentos completos e ideales para cuidar tu línea y mantenerte saludable!


Una buena opción es disminuir la preparación de alimentos fritos y la ingesta de snacks en fundas (artificiales o chatarra), ya que contienen altas cantidades de sodio, azúcar y grasas saturadas.


La implementación de hábitos saludables requiere de constancia y de disfrutar lo que consumes. Más Leche Ecuador está para acompañarte en este proceso. Así que, a cuidarnos y alimentarnos bien porque no hay mejor demostración de amor que cuidar nuestro cuerpo, y no por estética, sino por salud.

17 visualizaciones0 comentarios